lunes, 1 de abril de 2019

Estudio 200 más ricos de España

Recientemente el periodico el mundo ha publicado un listado con los 200 más ricos de España con muchísima información de cada uno. En mi opinión ha sido una lástima que no hayan agregado toda esa cantidad de información y les invito a hacerlo para próximas ediciones. Por mi parte antes de empezar con la visualización de datos quiero pedir disculpas de antemano por si he cometido algún error, hay que tener en cuenta que he recopilado los datos de manera manual y puedo haberme equivocado, si alguien detecta algún error le invito a utilizar los comentarios.

Vamos a intentar sacar perfiles sobre estos 200 más ricos con el fin de poder sacar algunas conclusiones. Vamos a empezar con la edad, ¿a que edad la gente más pudiente adquiere su máximo apogeo? A los setenta es cuando tenemos mas ricos en España. ¿Por qué si sumamos todas las categorías no obtenemos 200? Porque algunos ricos están considerados como familias y por lo tanto no hay información sobre la edad, además de que la edad no está informada en todos.

En el siguiente gráfico sobre las edades de nuestros ricos no hacemos ningún tipo de agrupación y podemos ver que el más joven tiene 41 años y el mayor 93

¿Dónde viven nuestros ricos? Este gráfico me parece muy curioso, en primer lugar me sorprende la cantidad de ricos que hay Cataluña respecto al resto de comunidades autónomas, ¿puede este dato estar relacionado con el fuerte independentismo? También me parece curioso que como opinión personal tenía en la cabeza una posición más fuerte del País Vasco, y sin embargo está al mismo nivel que Galicia o la Comunidad Valenciana. Curioso también la cantidad de empates, parece que se haya dividido el mapa a propósito. Por último salvo error, creo que la única no representada es Navarra.
Vamos a profundizar en los orígenes de nuestros ricos, en este caso, vamos a mostrar que porcentaje de los ricos vienen de familias poderosas desde muchas generaciones frente a cuanta gente ha sido capaz de formar un patrimonio lo suficientemente grande para estar en el top 200 de España.


Este dato no me parece muy positivo, sobre todo frente a toda el vorágine de información sobre la igualdad de oportunidades, y mensajes mega optimistas del tipo "si quieres puedes llegar a donde tu quieras"... ¡Ojo! con esto no quiero decir que haya que dejar nuestro futuro de cara al destino, creo que para prosperar hay que trabajar duro, pero bueno, el dato está ahí para que cada uno lo interprete como quiera.

Ahora vamos a ver la distribución por sexos, hay que aclarar que los siguientes porcentajes son respecto a ese 50,5% que no viene de patrimonio familiar. Si miramos la distribución de este 50,5% el dato puede ser desolador en términos de igualdad, pero insisto, aquí solo se esta analizando la mitad de la muestra.


¿Cómo les ha ido a nuestros ricos en 2018? Este dato también me ha parecido muy interesante, 2018 ha sido un año malo para las bolsas más importantes de todo el mundo, abajo en las fuente dejo un artículo relacionado, sin embargo, más de la mitad de los 200 más ricos de España han sido capaces de incrementar su patrimonio.


Aquí se podría hacer la fácil afimarción de los ricos siempre ganan, pero yo no creo que sea así, lo que si que es cierto que la gente con más preparación, más recursos y más contactos tiene una probabilidad mayor de obtener mejores resultados, pero esto es pura lógica. Pero ádemas un dato que me ha resultado bastante curiosos, es que aproximadamente la mitad (48%) de los ricos, no tiene nada invertido en bolsa y al haber sido un mal año en general para las bolsas, esto puede ayudar a la justificación del éxito de nuestros ricos en 2018. Con esto, puedo introducir el siguiente gráfico que muestra cuanto tienen invertido en bolsa, ese 52% del total que si que invierte en renta variable.

Me ha sorprendido ver como 54,5% de los 200 más ricos de España "solo" tienen entre un 0 y 10 por ciento de su patrimonio invertido en bolsa. Por último independientemente de que el patrimonio este invertido en bolsa vamos a ver como se distribuyen los sectores en los que participan.


Me parece interesante comparar esta distribución, con un producto financiero que refleje la economía mundia, como por ejemplo, el fondo Amundi Index MSCI World. Index MSCI World viene de un índice que pertenece a Morgan Stanley donde representa la economía mundial mediante las empresas que cotizan en bolsa. Vamos a ver las diferencias entre este indice y como tienen distribuido su patrimonio, los más ricos de España.

Sector Index World % Ricos España % Diferencia
Industria 10,9 23,8 12,9
Cíclico 11,5 21,8 10,3
Defensivo 8,8 21,3 12,5
Inmobiliario 2,7 15,1 12,4
Salud 12,9 5,4 7,5
Finanzas 17,8 5 12,8
Energía 6,4 2,9 3,5
Materias primas 4,4 1,7 2,7
Telecomunicaciones 3,7 0,8 2,9
Servicios públicos 3,11 0 3,11
Tecnología 17,3 0 17,3

De esta tabla podemos sacar numerosas conclusiones, si observamos la mayor diferencia entre el peso del indice mundial y los más ricos de España, salta a la vista el sector de la tecnología, uno de los sectores más importantes del mundo y nuestros ricos no están invertidos en él. ¿En qué situación deja España este dato? Otra percepción curiosa sobre los sesgos que tenemos, al ver solo el porcentaje de como invierten nuestros ricos puede parecer que un 15,1% en el sector inmobiliario puede parecer "poco" sobre la percepción que podamos tener de que España es un país muy vinculado al rendimiento que tenga la construcción y la venta inmobiliaria, sin embargo si lo comparamos con el resto del mundo, tan sólo un 2,7 si que somos un país que esta sobre invertido en el sector inmobiliario. Otro dato curioso es el porcentaje de inversión en el sector financiero un 5% para los ricos de España contra un 17,8 en el indice mundial. Desde una opinión totalmente subjetiva, me da la sensación de que la banca tiene un fuerte peso en la economía Española y que de los 200 más ricos de España, sólo un 5% tengan su patrimonio en el sector financiero me parece muy poco. Un motivo puede ser que la gran mayoría de los bancos españoles sean compañías cotizadas un bolsa.

Para terminar, me gustaría hacer una serie de recomendaciones para futuros artículos que pueda hacer "el mundo" o algún otro medio de comunicación. Es muy morboso saber quienes son los más ricos de España, edad, de donde proviene su fortuna... pero estoy seguro que podría ampliarse un poco más la información con datos con los cuales pudiéramos empatizar o no con esta clase social, como por ejemplo, podría ser interesante saber cuantos puestos de trabajo generan estos ricos o cuanto dinero pagan de impuestos. Por otro lado, también me gustaría que hicieran algún tipo de análisis con datos agregados como este, incluyendo por ejemplo otras categorías como por ejemplo la educación ¿pública o privada? ¿qué centro educativo tiene más ricos? y ese tipo de análisis.

Fuentes:
Los 200 más ricos de España en 2019
La Bolsa decepciona en 2018
Amundi Index MSCI World

viernes, 1 de marzo de 2019

El impuesto sobre la renta

Sigo con mi serie de artículos sobre las citas más relevantes del libro Aventuras empresariales.

En este caso, el capítulo El impuesto federal sobre la renta, es uno de los que mas me ha impactado del libro.

La recaudación del año fiscal que finalizó el 30 de junio de 1964 ascendió a un total de 112.000 millones de dólares, de los cuales cerca de 54.500 millones procedían del impuesto sobre la renta individual, y 23.300 millones de los impuestos aplicados a las empresas.

Esta cita hace referencia a datos de Estados Unidos, y yo me pregunto, ¿Por qué cobramos más impuestos a las personas que a las empresas?

Está claro que en general ya no se crea ninguna empresa, ni se gestiona ni un día una ya creada, sin una cuidadosa consideración del impuesto sobre la renta, y aquellos que no lo han hecho así han perdido su fortuna, su reputación, o ambas cosas.

Pero en realidad ofrece tal variedad de trampillas de escape tan prácticas que casi nadie, por muy rico que sea, se ve obligado ni de lejos a pagar las tasas más altas.

En este capítulo, el autor da numerosos ejemplos de como a priori, parece que los impuestos están definidos para que la gente que más dinero genere más pague, pero a efectos prácticos esto no es así.

Sino que además dificulta enormemente que el ciudadano corriente pueda calcularlo y sortearlo sin ayuda. Según sus críticos, esto conduce a una situación poco democrática, ya que únicamente los más ricos pueden permitirse pagar la onerosa asesoría profesional necesaria para minimizar legalmente sus impuestos.

Ya que el gobierno no da las claves para una fiscalidad eficiente, debemos estudiar más sobre estos temas para poder optimizar el pago de nuestros impuestos. Por otro lado también me hace pensar de que debemos relativizar más los gastos que tenemos, a veces una super cena de 100€ nos parece barata y sin embargo pagar ese dinero para un asesor nos parece caro.

Cletus, hemos de asumir que vivimos en la era de los impuestos. Mires adonde mires, te encontrarás con uno», comenta un abogado a otro en el libro de relatos cortos de Louis Auchincloss titulado Powers of attorney («Poderes notariales»), y el otro, un conservador, apenas puede plantear una débil objeción.

Esta es una buena reflexión, ten en cuenta que cada vez que compras algo, estas pagando impuestos a los políticos corruptos. Parece una tontería pero a mi esta reflexión me ha hecho ser menos consumista.

Hasta el siglo XIX únicamente se llevaron a cabo dos intentos de implantación de impuestos sobre la renta: uno en Florencia durante el siglo XV, y otro en Francia durante el XVIII, y en términos generales ambos fueron meros intentos de codiciosos gobernantes de esquilmar a sus súbditos. El caso francés, en palabras de esa misma autoridad, «pronto se vio plagado de abusos», y acabó siendo «una imposición injusta y completamente arbitraria sobre las clases menos pudientes», lo que sin duda tuvo su influencia en el fervor homicida que años después dominaría la Revolución francesa.

Este párrafo es gloria bendita, ¿en que momento de la historia nos atracaron con el impuesto a la renta y no hicimos nada?

De hecho, si se repasa la historia de los impuestos, se ve que la reacción inicial es siempre la misma, de oposición estridente y furibunda, pero que a medida que va pasando el tiempo el impuesto comienza a ganar fuerza y las voces de sus enemigos van quedando silenciadas.

¿Por que olvidamos?

En cuanto a Estados Unidos, cuyo enorme volumen de recaudación y la aparente docilidad de sus contribuyentes son hoy en día la envidia de muchos gobiernos.

Esta afirmación me gusta, por que seguro que si preguntas a un español, podrías decir la misma frase cambiando Estados Unidos por España. Eso si, no es excusa para no intentar las cosas que son mejorables.

En general, la historia del impuesto sobre la renta desde 1913 se ha centrado en el incremento de los tipos y en la periódica aparición de cláusulas especiales para permitir que los sectores económicos más ricos puedan eludir la inconveniencia de pagar los elevados porcentajes que deberían por su nivel de ingresos.

De repente, el impuesto sobre la renta se convirtió en un impuesto de masas. Y así continúa siendo en la actualidad.

Por paradójico que pueda parecer, el impuesto sobre la renta estadounidense ha pasado de ser un impuesto de tipo reducido aplicado a los más ricos a un impuesto de tipos elevados aplicado sobre todo a las clases media y baja.

Bendito sistema de bienestar.

Sean cuales sean los defectos de la ley del impuesto sobre la renta de Estados Unidos, está fuera de toda duda que se trata de la ley fiscal con mayor tasa de cumplimiento del mundo, y eso que hoy en día se aplican impuestos sobre la renta en todas partes, de oriente a occidente y de polo a polo. (Prácticamente la totalidad de las nuevas naciones que han aparecido durante los últimos años han adoptado medidas para recaudación de impuestos sobre la renta de sus habitantes.

Existen numerosas evidencias que demuestran la superioridad de la eficiencia en la recaudación de impuestos en Estados Unidos: por ejemplo, los costes de administración y ejecución ascienden a únicamente 44 centavos por cada 100 dólares recaudados, cifra que se duplica en Canadá, se triplica en Inglaterra, Francia y Bélgica, y se multiplica por factores aún más altos en muchos otros países.

¿Cuanto es en España?

Y no es difícil darse cuenta del motivo de esta tensión psicológica: sin duda se derivaba de la enorme dificultad de lograr el cumplimiento, voluntario o involuntario, de una ley que casi nadie aprueba.

Joseph de Maistre dijo: «Cada nación tiene el gobierno que se merece».

Se define la palabra empleo, comienza al final de la página 564, incluye más de mil palabras, diecinueve puntos y coma, cuarenta y dos paréntesis simples, tres paréntesis entre paréntesis, e incluso un inexplicable punto y seguido, y llega casi sin aliento a su punto final al principio de la página 567.

Aquí el autor se queja sobre las barreras que hay a la hora de documentarse sobre el sistema fiscal.

20 por ciento para rentas inferiores a 2.000 dólares anuales; 22 por ciento para rentas de entre 2.000 y 4.000 dólares; y así sucesivamente hasta alcanzar el tipo más alto del 91 por ciento para rentas superiores a los 200.000 dólares al año.

Y nos quejamos de España...

En 1960, los individuos con ingresos brutos situados entre 4.000 y 5.000 dólares anuales, una vez aplicadas todas las deducciones y exenciones personales a que tienen derecho, y acogerse a la estipulación que permite que matrimonios y cabezas de familia tributen a tipos impositivos generalmente más bajos que los de personas solteras, acabaron pagando, en promedio, en torno a la décima parte de sus bases imponibles, mientras que los situados en la horquilla de 10.000-15.000 dólares pagaron la séptima parte, los de 25.000-50.000 dólares algo menos de la cuarta parte, y los de 50.000-100.000 dólares aproximadamente la tercera parte. Hasta aquí se percibe una clara progresión según capacidad de pago, tal y como establece la tabla de tipos, pero al llegar a los niveles más altos esta progresión se interrumpe bruscamente, pese a que es en ellos precisamente donde debería
ser más pronunciada. También en 1960, los grupos de 150.000-200.000, 200.000-500.000, 500.000-1.000.000 y más de 1.000.000 de dólares pagaron de media menos del 50 por ciento de sus rentas declarables, y si además se tiene en cuenta que, cuanto más rico es un contribuyente, mayor es la probabilidad de que ni siquiera tenga que declarar una enorme proporción de sus ingresos —por ejemplo, los rendimientos de bonos bursátiles, y la mitad de todas las ganancias de capital a largo plazo—, resulta obvio que en lo más alto de la escala de rentas los tipos impositivos reales se reducen en vez de aumentar.

Durante todo el tiempo que estuvo en vigor, el tipo impositivo del 91 por ciento funcionó como una especie de tranquilizante público, ya que hacía que todos los contribuyentes de los niveles inferiores se sintiesen afortunados de no ser ricos y por tanto no importunasen demasiado a las clases altas.

A jugar con el miedo, muy bonito de un estado que nos debería de proteger.

Como se puede apreciar, el impuesto progresivo sobre la renta no es progresivo en absoluto. 

«El tratamiento de las ganancias de capital se ha convertido en uno de los resquicios legales más asombrosos de la estructura impositiva federal». En esencia, lo que dice esta disposición es que si un contribuyente realiza una inversión de capital (en inmuebles, empresas, acciones, etc.), la mantiene durante un mínimo de seis meses y luego la liquida con beneficio, tiene derecho a tributar por tal beneficio a un tipo mucho menor que el aplicable a los ingresos ordinarios; concretamente, a la mitad del tipo que le correspondería por nivel de renta o al 25 por ciento, el que sea menor.

Durante los últimos años se han sucedido las modas de coleccionar diferentes cosas entre algunas personas con muchos recursos económicos: primero de pintura postimpresionista, después de jade chino, más tarde de pintores estadounidenses modernos, etc. Al final de cada moda, casi todos estos coleccionistas han donado la totalidad de sus colecciones, y cuando se calculan los impuestos que habrían tenido que pagar de haberlas conservado, en muchas ocasiones se descubre que la aventura no les ha costado prácticamente nada.

Uno de los rasgos más marcados del código —por finalizar esta exhaustiva crítica— es su enorme complejidad, responsable de algunos de sus efectos sociales más importantes. Muchos contribuyentes se ven prácticamente obligados a buscar ayuda profesional para poder minimizar legalmente sus impuestos, y dado que la asesoría de calidad es muy escasa y muy cara, los ricos tienen otra ventaja más sobre los pobres, con la consecuencia de que el código es aún menos democrático en sus acciones que en sus disposiciones. (Por si fuera poco, está el hecho de que las tarifas de asesoría fiscal son en sí mismas fiscalmente deducibles, lo que implica que este tipo de asesoría se puede añadir a la ya larga lista de cosas que cada vez cuestan menos a los que cada vez tienen más.)

Una posibilidad sería implantar un impuesto sobre el valor añadido, que obligaría a los fabricantes y a los vendedores al por mayor y al por menor a tributar por la diferencia entre el valor de compra y el valor de venta de sus productos; entre las ventajas que se le atribuyen está que la carga fiscal estaría mejor repartida entre los contribuyentes y que el gobierno obtendría su recaudación con mayor rapidez. Varios países, entre ellos Francia y Alemania, tienen en vigor impuestos sobre el valor añadido, aunque como suplementos del impuesto sobre la renta más que como sustitutos, y en Estados Unidos no da la impresión de que sea mucho más que una posibilidad remota.

«El impuesto sobre el gasto es algo bonito de contemplar —dijo recientemente uno de sus admiradores—. Resolvería casi todos los problemas del impuesto sobre la renta. Sin embargo, hoy por hoy no es más que un sueño.» Y así es, al menos en el mundo occidental, pues actualmente sólo hay dos países que han logrado implantarlo con éxito: India y Ceilán.

Esto es solucionar un problema a lo Charlie Munger con su modelo mentar 'invert'.


BONUS TRACK: Impuesto de sucesiones.
Esto no tiene nada que ver con el impuesto de la renta, pero ya que estamos hablando de impuestos y de manipulación, me llamo mucho una escena en la película El vicio del poder en la que narran la vida de Dick Chaney (vicepresidente de George Bush hijo) y hablaban que para combatir con el impuesto de sucesiones (que suena a impuesto para ricos ¿quien va a tener una sucesión que no sea un rey?) después de hacer un estudio de sentimientos empezaron a llamarlo impuesto a la muerte (¡joder! ¿Quien en su sano juicio va a estar a favor de pagar un impuesto por morir?) y bajo ese nombre y fuertes campañas bajo la popularidad de ese impuesto y hasta grandes celebridades salían en la tele diciendo "No quiero pagar un impuesto por morir" ¿Por qué no empezamos en España a llamar al impuesto de sucesiones impuesto a la muerte?

viernes, 1 de febrero de 2019

Resumen. El destino del Edsel

El Edsel había sido diseñado, bautizado, fabricado y promocionado ateniéndose demasiado estrictamente a los resultados de las encuestas de opinión pública y a los de su prima pequeña, la investigación motivacional, y llegaron a la conclusión de que, cuando la gente siente que está siendo cortejada de forma tan calculadora y deliberada, en la mayoría de los casos tiende a dar la espalda al pretendiente excesivamente solícito en favor de otro menos atento, pero más espontáneo.

Su razonamiento era que si lograban llegar a la correcta elección del tipo «sí o no» en todas y cada una de estas ocasiones, entonces sin duda acabarían creando el coche perfecto a nivel estilístico, o al menos un coche que fuese a la vez único y familiar. Sin embargo, actualmente Krafve reconoce que le resultó realmente difícil adaptar el proceso creativo al yugo de este sistema.

Proyección de imagen = Sin embargo, las apariencias son importantes, y Wallace ha reconocido que durante su período en Ford exageró conscientemente su aire de académico profesional por la ventaja que le ofrecía a la hora de negociar con los sencillos y prácticos diseñadores de Dearborn.

“En realidad no existe gran diferencia en el mecanismo básico de un Chevrolet de 2.000 dólares y un Cadillac de 6.000 dólares —recuerda—. Si retiramos todo lo superfluo, básicamente son la misma cosa.

Podemos conjeturar que las mujeres que conducen su propio coche probablemente tienen un empleo, y que tienen más movilidad que las que no lo tienen, y que se sienten realizadas por acceder a un papel tradicionalmente masculino. Sin embargo, [...] no cabe duda de que por mucha gratificación que les proporcionen sus coches, y sea cual sea el simbolismo social que asocien a sus automóviles, siguen queriendo parecer mujeres. Tal vez mujeres más seguras de sí mismas, sofisticadas y cosmopolitas, pero mujeres al fin y al cabo.

Rover («trotamundos»)

"Altair", sencillamente porque figuraría en primer lugar en prácticamente todas las listas alfabéticas de coches y tendría una ventaja similar a la de la abeja en el mundo animal.

Lo peor que podría pasar sería que la publicidad compitiese con el coche —explicó Cone a la prens —. Esperamos que nadie diga nunca: “Oye, ¿has visto el anuncio del Edsel en tal periódico/revista/televisión?”, sino que lo que digan una y otra vez sea: “¡Eh, ¿has visto el Edsel?!”, o tal vez “¡¿Has visto ya el nuevo coche!?”. Ésta es la diferencia entre hacer publicidad y vender.»

Se enviaron un millón y medio de cartas firmadas por Krafve a propietarios de coches de gama media instándoles a acercarse a sus distribuidores locales para probar el Edsel de forma totalmente gratuita, añadiendo que todos los que lo hicieran recibirían un modelo a escala del coche (de unos veinte centímetros), tanto si optaban por comprar el de tamaño real como si no. La División Edsel asumió el coste de estos modelos a escala, hecho que mucha gente interpretó como un síntoma de desesperación.

laid an egg («Por qué metió la pata»)

La empresa hubiese ahorrado dinero si en 1955 hubiese decidido no introducir el Edsel y además regalar 110.810 ejemplares de su otro automóvil de precio similar, el Mercury.

Con frecuencia, a las grandes empresas se las acusa de manipular el mercado en su beneficio, de controlar los precios, y en general de dictar al consumidor lo que debe consumir. Sin embargo, ayer mismo la Ford Motor Company anunció que su experimento de dos años con un nuevo coche de gama media, el Edsel, ha llegado a su fin [...] por falta de compradores. Y ello a pesar de ser capaz de manipular el mercado y de obligar a los consumidores a comprar exactamente lo que la empresa quiere que compren. [...] La razón es, sencillamente, que contra los gustos no se puede luchar. En lo que a dictar se refiere, sin duda es el consumidor el que es un dictador sin igual.

Es cierto que pasó por dificultades en 1958, cuando, en parte a causa del fracaso del Edsel, sus ingresos netos por acción cayeron de 5,40 a 2,12 dólares, los dividendos por acción de 2,40 a 2,00 dólares, y su precio de mercado en bolsa desde 60 dólares en 1957 a menos de 40 en 1958; sin embargo, todas estas pérdidas se recuperaron con creces en 1959, cuando estas cifras ascendieron respectivamente hasta 8,24, 2,80, y un máximo histórico de 90 dólares, y en 1960 y 1961 la situación mejoró aún más. Así pues, los 280.000 accionistas registrados en los libros de Ford en 1957 tuvieron poco de lo que quejarse, a menos que tomasen la precipitada decisión de vender durante el pánico del Edsel.

Krafve, por ejemplo, pasó a trabajar durante dos meses como asistente de Robert S. McNamara, por entonces vicepresidente de la División Ford (y más tarde secretario de Defensa de Estados Unidos con J. F. Kennedy y Lyndon Johnson, y aún más tarde presidente del Banco Mundial), y después un año como jefe de personal en la sede central de la empresa. Tras dejar Ford, pasó a ser el vicepresidente, y más tarde el presidente, de la Raytheon Company, de Waltham, Massachusetts, una empresa puntera especializada en tecnología electrónica. Y a mediados de los años sesenta se trasladó a la costa Oeste para trabajar como consultor financiero con un elevado sueldo.

En el mundo de la industria se puede sufrir un bache de vez en cuando, pero siempre se sale adelante si te niegas a sentirte derrotado por dentro.

martes, 1 de enero de 2019

Resumen. La fluctuación

Después de leerme "Aventuras empresariales. Doce cuentos clásicos sobre Wall Street" de John Brooks, libro recomendado por Bill Gates y Warren Buffet he decido hacer una serie de entradas con las mejores citas de cada uno de los cuentos.

La fluctuación

Confusión de confusiones, escrito por un mercader y financiero hispano-judío

Este es un libro que tengo pendiente de leer.

La crisis pasó en tres días, pero no hace falta decir que las consecuencias duraron mucho más.

Una de las observaciones de De la Vega sobre los operadores de Ámsterdam fue que eran «muy ingeniosos a la hora de inventar razones» para explicar un súbito ascenso o una caída repentina en los precios bursátiles, y desde luego los especialistas de Wall Street necesitaron de todo su ingenio para explicar por qué, en mitad de un excelente año financiero, el mercado había sufrido el segundo mayor desplome de su historia.

Es fácil distinguir a aquellos que juegan a este juego tan sólo por diversión de aquellos que lo hacen movidos por la codicia, comenta De la Vega.

Tras más de una década de beneficios más o menos constantes para tus clientes y para ti mismo, acabas creyendo que eres muy bueno, que lo tienes dominado, que sabes cómo hacer dinero y ya está.

Nunca aconsejes a nadie que compre o venda acciones, porque, cuando la intuición disminuye, hasta el más benevolente de los consejos puede volverse en tu contra.

Por cada centavo que baje el precio del cobre en la Bolsa de Nueva York, el Departamento del Tesoro de Chile perdía 4 millones de dólares.

Las expectativas que se tengan sobre un acontecimiento producen una impresión mucho más profunda [...] que el acontecimiento en sí mismo».) En aquel momento, el hecho de que casi todos estos rumores resultasen ser falsos no fue de mucha ayuda, pues la noticia de la crisis ya se había extendido a todas partes y el mercado bursátil se había convertido en una preocupación nacional.

Perception is new reallity. Hay que luchar contra las fake news

Uno de cada seis adultos tenía inversiones bursátiles.

¿Cual tiene que la proporción ahora?

Gracias a algún tipo de premonición celestial, Merrill Lynch, que se encargaba de más del 13 por ciento de las transacciones públicas del NYSE, acababa de instalar una nueva computadora 7074 —aquella que puede copiar la guía telefónica en tres minutos— y, con su ayuda, fue capaz de mantener sus cuentas más o menos en orden. Otra nueva instalación de Merrill Lynch —un sistema de teletipos automático que ocupaba casi medio edificio y que les permitía mantener la comunicación con las diversas sedes de la entidad— también estuvo a la altura de las circunstancias, aunque se calentó tanto que no se podía ni tocar. Otras entidades tuvieron menos suerte, y en muchas de ellas la confusión acabó imponiéndose con tanta claridad que algunos operadores, hartos de intentar
en vano obtener información actualizada o de contactar con sus compañeros presentes sobre el parqué, simplemente optaron por rendirse y largarse a tomar algo. Irónicamente, como veremos, este comportamiento tan poco profesional seguramente ahorró a sus clientes una buena cantidad de dinero.

Lo que hay que hacer, por tanto, es dejar que te zarandee y te empape, y esperar a que escampe. No debes nunca luchar contra ella, porque no podrás ganar.

Como luchar contra la fluctuación

Cualquier seguidor del sistema antiperistáltico aplicado al análisis financiero hubiera llegado a la conclusión de que sin duda el mercado se estaba preparando para otro desplome. Por supuesto, no fue así.

En términos de J. P. Morgan, el mercado había fluctuado; y en términos de De la Vega, la antiperístasis había quedado demostrada.

Es muy posible que la gente sea cuidadosa durante unos cuantos años más, pero después volverá a crecer la especulación hasta que se produzca un nuevo crac. Y así sucederá hasta que Dios empiece a hacernos menos codiciosos.

Hay que ser muy ingenuo para creer que serás capaz de renunciar voluntariamente al mundo de la bolsa una vez que has saboreado su dulce miel.

sábado, 1 de diciembre de 2018

Resumen Conversaciones con CEOs y CIOs

Ya me he leido todos los libros de Roberto Canales Mora
Informática Profesional
Planifica tu éxito, de aprendiz a empresario
Conversaciones con CEOs y CIOs sobre Transformación Digital y Metodologías Ágiles
Los cuales puedes encontrar aquí
Sobre Informática Profesional escribí un post recomendando su lectura y citando algunas de los conceptos que para mi fueron más interesantes y ahora he decido hacer lo mismo con Conversaciones con CEOs y CIOs sobre Transformación Digital y Metodologías Ágiles. Donde a continuación voy a citar algunas opiniones que para mi tienen mucho valor.

Si trabajas en el mundo de las tecnologías de la información ya sea directamente o indirectamente recomiendo la lectura de los libros de Roberto, y si tengo que aportar mi humilde opinión personal, para mi gusto Informática Profesional y Planifica tu éxito están un paso por delante de Conversaciones con CEOs y CIOs aun así y todo recomiendo la lectura de los tres y que cada uno pueda formarse su propia opinión.

Como ya dije en mi anterior entrada, Roberto, muchas gracias por estos regalos al sector.

Buscamos clientes y sus frustraciones, y no nos autoexcluimos de la generación de ideas.

Todo se puede hacer, pero algunas cosas son cariiiiiísimas.

Hay que tener siempre en mente un alcance limitado. Podemos manejar conceptos de moda, como el producto mínimo viable.

Eso es como el leñador que dice que no tiene tiempo para afilar el hacha porque tiene que cortar árboles.

Uno de los mayores problemas que tienen las organizaciones es que intentan abordar progresiones continuistas y no disruptivas. Piensan en lo que les falta y no dónde estará el mercado dentro de tres años. Si empiezas hoy un producto en base a lo que necesitas, cuando lo termines ya será un producto del pasado. Irás siempre a remolque del mercado.

Recuerda que los CIOs no pueden ser miembros de segunda del comité de dirección, lo que puede pasar si sólo nos centramos en la táctica u operación diaria.

A lo mejor descubres que es buena inversión que alguien de tu equipo dedique tiempo a la comunidad de desarrolladores o emprendedores, acercándose y haciéndose un hueco entre ellos, bien con conocimiento, o bien con recursos, como ofrecer tus instalaciones o poner la comida. En cierto modo, tu organización puede subvencionar a un grupo para que innove en los negocios que os interesan y en una constelación cercana.

Falla rápido, falla barato.

Si no lo he construido, no hay que recuperar esa inversión. Si no lo construyo, no me retrasa el lanzamiento, ni me tengo que coordinar con terceras partes.

Por eso tenemos que interiorizar que la optimización de una parte del sistema provoca una suboptimización del todo. Si das mucho poder a Compras para que baje precios, es capaz de comprar incorrectamente por hacer bien su trabajo. Si das un bonus a Negocio por conseguir unos objetivos, machacas a Tecnología y Operaciones. Si Tecnología se vuelve muy burocrática o busca la máxima innovación, parará todas las iniciativas. Está claro que tenemos que trabajar de un modo alineado.

Si el núcleo de tu sistema lo tienes de hace treinta años, y su modificación evolutiva o correctiva la tienes externalizada, yo lo dejaría como está, de momento. Pero si vas a afrontar retos de transformación digital, a mí me gustaría tener el control y el conocimiento en equipos internos o, por lo menos, una parte, o, por lo menos, durante los primeros proyectos. Los mismos conceptos que hablábamos de fallar rápido y barato y las técnicas de design thinking los podemos aplicar aquí a las tecnologías y metodologías de mercado.

La gente de peso elige muy bien adónde asiste y a quién quiere conocer.

¿No te parecería más adecuado revisar la calidad de lo que te construyen al primer mes? De este modo, si no se cumplen las expectativas técnicas desde un principio, poco hay hecho y poco hay que arreglar, ¿no?

A medida que vayan pasando los años, cada día estaréis más lejos del código y con menor capacidad de valorar la calidad. ¡Siempre lo puede hacer un tercero distinto! De todos modos, hay herramientas de medida de calidad que básicamente te dicen de un modo bastante objetivo, en base a reglas estándar, si los desarrollos están bien o mal hechos. Por lo menos parte.

Hay cuatro métricas básicas. Una es la cantidad de código repetido. Si un programador copia y pega bloques de código, cuando tenga que cambiar un módulo tiene que acordarse de dónde estaba repetido y reproducirlo. Imagina que se calcula el precio de un producto en diez sitios.

Cuadro de mando del código fuente que se genera.

Efectivamente, aquí empieza a aparecer un término que se denomina «deuda» técnica. Es decir, que lo que te están construyendo tiene unas deficiencias cuantificables. Las herramientas te dicen hasta los «días» que harían falta para corregirla. En muchos casos son años. Esa deuda ni siquiera conviene abordarla a lo loco.

Esto se llama TDD o Test Driven Development o desarrollo guiado por pruebas. Podríamos decir que es un
modo distinto de diseñar y construir software donde los programadores primero piensan los escenarios de prueba y luego el código real. Realmente el desarrollo guiado por pruebas es un modo mejor de diseñar software.



jueves, 1 de noviembre de 2018

Resumen. Autobiografía de Benjamin Franklin

Recientemente me he leído la autobiográfia de Benjamin Franklin en castellano, libro que recomiendo encarecidamente, aunque se me ha hecho tan corto, que ahora me he lanzado con la versión en inglés. A continuación pongo algunas de las frases que más me han llamado la atención.

Lo cara que resulta la educación superior y lo pobres que vivían muchos hombres ilustrados

Desde niño me gustó leer, y el poco dinero que llegaba a mis manos se me iba en libros.

Con frecuencia lamenté que en una época en la que mi sed de conocimientos era tan grande no se cruzaran en mi camino más libros.

A veces discutíamos, nos gustaba mucho hacerlo, rebatir cada uno los argumentos del otro. Este, a propósito, llega a convertirse en un mal hábito y hace a la gente poco grata en sociedad: amarga y echa a perder la conversación y produce disgustos, y a veces incluso enemistades, donde podría haber lugar para la camaradería. Se me había pegado este hábito leyendo los libros de mi padre acerca de discusiones sobre religión. Las personas sensatas, según he observado, rara vez caen en ese fastidio.

El resto del tiempo hasta que ellos regresaban lo dedicaba a estudiar y progresaba en gran manera gracias a la claridad de mente y a la agilidad de comprensión que suelen resultar de la templanza en el comer y el beber.

Abandoné mi hábito de contradecir abruptamente y cambié la argumentación positiva por la humildad del que pregunta sin malicia.

Me quedé apenas con el hábito de expresarme en términos de modestia, sin el uso de expresiones que susciten discusiones, como “ciertamente”, “sin duda” o cualquier otra que le dé a lo que uno dice un aire de definitivo. En vez de eso, digo “me parece”, “me imagino”, “yo pensaría que...”, “si no me equivoco...”.

Si uno desea obtener información y mejorar gracias al conocimiento de otros, y al mismo tiempo expresa sus opciones con afirmaciones fijas, es probable que los modestos y sensatos, así como los enemigos de la discusión, nos dejen en posesión de nuestro error sin entrar en el trabajo de querer convencernos de lo contrario.

En la noche me sentí con fiebre y me fui a la cama. En alguna parte leí que beber agua fría es bueno para calmarla, así que seguí el consejo y me hizo sudar la mayor parte de la noche al punto que ya en la mañana estaba bien.

A causa de esto, tradujo muchos de los hechos bíblicos de una manera ridícula y habría dañado muchas mentes débiles, si su trabajo se hubiera publicado, pero nunca fue así.

Desde entonces he guardado varias cuaresmas estrictamente dejando la alimentación común.

Mis amigos de esa época eran Charles Osborne, Joseph Watson y James Ralph, todos oficinistas y amantes de la lectura. Los domingos emprendíamos juntos agradables caminatas por el bosque y una vez allí leíamos en voz alta y hablábamos de nuestros autores favoritos.

Ese tibio licor. Así era como estos pobres diablos se quedaban siempre abajo.

No debía esperar ninguna dote de una esposa, a menos que fuera de una mujer que no tuviera nada más que su riqueza como atractivo.

Las dudas y objeciones con que me encontré al reclutar suscriptores me llevaron a descubrir la inconveniencia de presentarse uno a sí mismo como el autor de cualquier proyecto útil que eleve su reputación por encima de la del prójimo. Por lo tanto, hasta donde fue posible, me puse fuera de vista y dije que la idea era de “un grupo de amigos” que me solicitaron que la promoviera entre los amantes de la lectura. Desde entonces recurro mucho al mismo procedimiento. Es un pequeño sacrificio de la vanidad, que después nos recompensa con creces.

“El que ha de prosperar, esposa debe buscar”.

La mayoría de funcionarios públicos actúa pensando apenas en el bien de su país, sin que le importe el bien común. Y aunque sus acciones produzcan un bien real para su patria, consideran que es correcto unir los intereses públicos con los suyos propios, por lo cual terminan faltando al principio de integridad.

En este momento en que escribo me parece que sería muy oportuno crear un Partido de la virtud, uniendo en un solo cuerpo a todos los hombres virtuosos de todas las naciones. Tal partido se conduciría con reglas adecuadas, rectas y sabias, a las cuales los hombres buenos y prudentes mostrarían más obediencia que la que el común de la gente tiene para con las leyes en general.

Sociedad de lo libre y fácil. Libre porque gracias a la práctica y hábito de las virtudes, nos liberaríamos del vicio, y gracias a la frugalidad y el trabajo, nos liberaríamos desde el punto de vista financiero ya que las deudas exponen al hombre al confinamiento y a una especie de esclavitud.

“Aquel que te ha hecho un favor, estará más dispuesto a hacerte otro, que aquel a quien tú le has servido”.

El dinero es, por su propia naturaleza, prolífico.

Gracias a la fortuna suficiente aunque moderada que adquirí, aseguré por el resto de mi vida el tiempo libre necesario para mis estudios.

Pasaría por duro un gobierno que grava a su pueblo pidiéndole para su servicio un diez por ciento de su tiempo.

Tiempo perdido no se recupera jamás.

La pereza viaja tan despacio que pronto la pobreza la alcanza.

Despídete de tus tonterías caras y no tendrás que quejarte tanto de lo duro de la época.




lunes, 1 de octubre de 2018

Resumen. Un paso por delante de la bolsa

Un paso por delante de la bolsa. Peter Lynch
El retraso de la calle. No hay que esperar a comprar una acción cuando ya la tienen las instituciones y se han hecho mil publicaciones sobre ella.
Una casa hace de perfecto cojín contra la inflación.
Parece como si siempre estuviéramos preparándonos para lo último que ha sucedido, y no a lo que va a  suceder. Como hicieron los mayas, se protegían de los desastres pasados, no de los futuros.
Cuando los vecinos me dicen qué debo comprar y me arrepiento de no haberles hecho caso, es señal segura de que el mercado ha llegado a su tope y está apunto de empezar el declive.
Las personas que analizan cosas se encuentran con numerosas oportunidades de elegir acciones. (En mi caso mundo IT).
Si se hiciera una encuesta a todos los médicos, estoy seguro de que muy pocos habían invertido en acciones relacionadas con su trabajo y muchos en acciones petrolíferas.
Hay que invertir en aquello que se conoce.
El hecho de que X esté siempre hasta la bandera o de que Y tenga más pedidos de los que pueda satisfacer no significa que usted deba hacerse con la acción. Todavía no. Primero hay que desarrollar la historia. De hecho, esta fase de  investigación personal es tan importante para su éxito como su promesa de ignorar las variaciones a corto plazo del mercado. El mismo matrimonio que se pasa un fin de semana buscando el billete más barato a Londres se compra 500 acciones de XXX sin gastar 5 minutos informándose sobre la compañía.
Si usted está deliberando sobre comprar o no acciones de una compañía con un producto fuerte, lo primero que debe saber es qué porcentaje de las ganancias representa ese producto para la compañía.
Compañías grandes, movimientos pequeños.
  • Crecimiento lento.
  • Sólidas son acciones que yo compro para obtener una ganancia del 30 al 50 por ciento y que vendo para repetir el proceso con otras acciones que continúen subestimadas. (Podemos deducir que Large y > 50% es dificil)
  • Crecimiento rápido. Hay una cantidad de riesgo considerable en las acciones de crecimiento rápido, especialmente entre las compañías más jóvenes, con su tendencia al entusiasmo exagerado y a la financiación escasa. Cuando a una compañía le falla la financiación suele acabar en la quiebra. La bolsa tampoco mira con buenos ojos a las acciones de rápido crecimiento que de repente se quedan sin gas y se convierten en lentas. Cuando eso sucede, la acción recibe su palo correspondiente.
  • Cíclicas. Los automóviles y las aerolíneas, las que fabrican ruedas, las de acero y las químicas son todas compañías cíclicas. Al salir de una recesión, y de cara a una economía fuerte, las cíclicas florecen y el precio de sus acciones tienden a subir mucho más velozmente que el de las sólidas. Esto es comprensible, puesto que la gente tiende a comprar más coches y a viajar más en avión dentro de una economía fuerte, y hay mayor demanda de acero, productos químicos… Pero si la economía no va bien las cíclicas sufren y lo mismo les pasa a los bolsillos de los accionistas. Se puede perder entre 50% - 80% si se compra en mal momento. Hay que tener cuidado de no confundir una cíclica con una sólida.
  • Recuperables
  • Juegan con baza (¿moat?). Las bazas están por todas partes. Se necesita conocer bien a las compañías que las poseen, pero una vez hecho esto todo lo que hace falta es paciencia.
Basar una estrategia de inversión en máximas generales del tipo de “venda cuando doble su dinero”, “venda al cabo de dos años” o “limite sus pérdidas vendiendo cuando el precio haya caído un 10 por ciento” es pura tontería. Es sencillamente imposible encontrar una fórmula genérica que se pueda aplicar a todos los diferentes tipos de acciones. Clasificar las acciones por categorías es el primer paso para desarrollar la historia.
Cuando alguien me dice, “cualquier idiota podría dirigir ese negocio”, para mí es un punto positivo porque es probable que, más tarde o más temprano, algún idiota acabe dirigiéndolo.
Suena aburrido o, mejor aun, ridículo. No hay que dejarse influir por los nombres de las empresas. Si el nombre de una empresa no suena bien, es posible que la gente no se fije en ella. Nosotros tenemos que mirarlas igualmente, aquí hablamos de hacer dinero, no de tener empresas guay.
Hace algo aburrido. Una compañía que hace cosas aburridas es casi tan buena como una con nombre aburrido, y si reúne las dos cosas es maravilloso. Eso mantendrá alejados a los profesionales de la bolsa hasta que las buenas noticias les obliguen a comprar, elevando aún más el precio. Esta misma regla la podemos aplicar a las empresas que hagan algo “desagradable” como por ejemplo reciclaje de aceites.
La compañía es un vástago. Resultan ser inversiones altamente lucrativas, suelen disfrutar de un buen estado de cuentas y estar bien preparados para salir adelante. Si se les concede la independencia pueden recortar gastos o tomar medidas creativas.
Las instituciones no la compran y a los analistas no les interesa. Si usted encuentra una acción sin ningún propietario institucional, ha encontrado usted una posible ganadora.
Los rumores abundan: La empresa esta relacionada con vertidos tóxicos y/o la mafia. Waste Management.
Hay algo deprimente acerca de la compañía. Entierros
Es una industria de crecimiento cero. Tan pronto como una compañía de computadores diseña el mejor procesador de textos del mundo, otras diez competidoras diseña están gastando 100 millones de dólares para diseñar una aún mejor que estará en el mercado a los ocho meses. Esto no sucede con tapones para botellas, servicio de recortes de cupones, reciclado de aceite o cadenas de moteles.
La compañía tiene su hueco. Lo que convierte a una cantera en algo valioso es que nadie puede competir con ella. El dueño de la cantera más próxima no va a traer las piedras desde su pueblo porque sólo el transporte le comería todas las ganancias.
La gente tiene que seguir comprandolo. Yo invertiría antes en una empresa farmacéutica que en una de juguetes. Los medicamentos hay que seguir comprandolos, los muñecos no .
Es un consumidor de tecnología.  Empresas que están automatizando procesos en lugar de empresas de tecnología.
Los empleados son compradores. Es un indicador fiable.
La compañía esta recomprando acciones.
Títulos que hay que evitar.
Los títulos de moda pueden subir rápidamente, a veces sin relación con su valor, pero puesto que no hay nada más que aire y esperanzas apoyándolos, caen igual de rápidamente.
Otro título que yo no compraría sería el de una compañía considerada como la próxima IBM, McDonald’s, Intel, Disney…
Evitar la peorificación. Títulos con diversificaciones extrañas.
Cuidado con la acción de susurro. Que no te atraiga la historia, que te atraigan los números. Si estan buena, el año que viene también lo será.
Cuidado con las suministradoras. Interproveedor de mercadona.
Cuidado con los nombres interesantes.
Ganancias, ganancias. Valor de una compañía = Activos y Beneficio. Una acción no es un billete de lotería, es una parte de la propiedad de un negocio.
PER, precio/ganancia. El PER puede ser considerado como el número de años que le llevará a la compañia recuperar el valor de la inversión inicial, asumiendo que los beneficios se mantengan constantes.  El PER que para un Dow Chemical es una ganga no tiene por qué serlo para Wal-Mart.
Cómo obtener información. No hacer caso de los  rumores y si de la información que ofrece la empresa (balances…)
Leyendo los informes. Efectivo > Deuda a largo plazo o por lo menos, efectivo creciente y deuda disminuyendo.
Porcentaje de ventas. Supongamos que usted siente interés por Lexan Plastic y sabe que lo produce General Electric. Más tarde averigua que la división de plásticos representa sólo un 6.8 por ciento de los ingresos totales de GE. ¿Qué importancia puede tener entonces que Lexan llegue a ser un gran negocio? Para los accionistas de GE no va a cambiar gran cosa.
Relación precio/ganancia PER. Hay que comparar el PER con la tasa de crecimiento SI PER <= tasa crecimiento (ganancias anuales) es una buena compañía.
El valor contable. Si miramos un balance, la deuda (el pasivo es real), pero cuidado con los activos, pueden estar sobrevalorados. No es lo mismo el valor del stock de algodón que el stock de camisas de algodón.
El cash flow. Es la cantidad de dinero que la compañía ingresa.
Las existencias. Mirar cómo evolucionan las existencias.
Repasando los datos. ¿Qué sucedió? Como don Quijote, me enamoré tanto de la promesa que me olvidé que montaba un rocín.
Cosas a recordar. Si clasifica sus acciones según las categorías sabrá mejor lo que puede esperar de ellas. Que el constructor no te recomiende joyas ni el joyer construcciones. Invierta en compañías simples, que parezcan aburridas y rutinarias, que no estén de moda ni sean las favoritas de los especialistas de la bolsa. Que tengan moat. Las empresas que  no tienen deudas no pueden declararse en quiebra. Busque compañías que continuamente recompren sus propias acciones. Dedique al menos una hora a la semana al estudio de la inversión. Sumar sus dividendos y predecir sus ganancias y sus pérdidas no tiene nada que ver. Si tiene dudas, vuelva más tarde. Invierta al menos tanto tiempo y esfuerzo en elegir un nuevo título como invertiría en una nevera nueva.
¿Cuantas acciones son demasiadas? No tiene sentido diversificar en compañías sólo por el gusto de la diversidad, algo en lo que caen muchos pequeños inversores. Yo nunca pongo más de un 30-40 por ciento del activo de mi fondo en acciones de rápido crecimiento. El resto lo reparto entre las demás categorías.
Repartiendo el capital. La clave está en saber elegir, las sólidas son para moderar el riesgo, pero si la compras sobrevalorada, estas aumentando el riesgo.
Regando las malas hierbas. Si no puede usted convencerse de “cuando la acción baje un 25% soy un comprador”, y desechar para siempre que “cuando baje un 25% soy un vendedor”, entonces nunca sacará usted ningún beneficio decente de la bolsa.
Cuándo comprar. En navidad y en periodos de fuertes caídas.
Cuando vender. Sólidas. Si el PER se distancia demasiado del rango normal. Rápido crecimiento. Si las instituciones son dueñas, la recomiendan analistas y revistas definitivamente hay que vender. Por ejemplo, PER > 30 y beneficios entre 15 y 20
12 estupideces. La pesca de fondo es un pasatiempo popular entre los inversores, pero generalmente es el pescador el que resulta atrapado. Lo que suele suceder es que un título acuse una serie de vibraciones antes de alcanzar la estabilidad y desde ahí reemprende el ascenso. El proceso suele durar unos dos o tres años, y a veces incluso más. “Cuando rebote a 10 vendo”. esta mucho tiempo rondando 9.74, luego 4 y luego 1. La mayor parte del dinero lo consigo después de 3 o 4 años.
Opciones, futuros y ventas al descubierto. Elige entre hacerte rico lentamente o pobre rápidamente.

50.000 moscas pueden estar equivocadas. Personalmente, yo preferiría un horarios más corto. Nos dejaría más tiempo para analizar compañías e incluso visitar museos, cosas ambas más interesantes que ver subir y bajar los precios de las acciones.

sábado, 1 de septiembre de 2018

Resumen estádistica para dummies

Recientemente he terminado el libro Estadística para dummies, la verdad, es que a pesar de conocer la marca para dummies, nunca me había decidido a leer un libro suyo, como dicen los ingleses cover to cover, o como diríamos aquí, de cabo a rabo y la verdad es que me alegro de haberlo hecho. Creo que no somos conscientes de cuánto afecta la estadística a nuestras vidas y el libro muestra un buen número de ejemplos.

Aunque el libro pueda ser más útil a estudiantes de secundaria, bachillerato o universidad que tengan que cursar alguna asignatura de estadística, recomiendo este libro a cualquier persona ya que la lecturas es muy amena y como he dicho anteriormente estamos hablando de una materia muy importante y de la cual todos deberíamos, al menos, tener unos conocimientos básicos.

Aquí os dejo algunas de las frases que más me han llamado la atención, pero de todos modos, recomiendo leer el libro completo.

La media no es siempre la mejor medida del centro de un conjunto de datos, sino que la mediana es a menudo una elección más acertada.

A fin de establecer unas condiciones objetivas cuando se quiere medir la frecuencia con que ocurre un determinado suceso, todos los números deben convertirse a porcentajes dividiendo por el total para obtener lo que los estadísticos llaman una tasa. Las tasas generalmente son preferibles a las cifras absolutas porque permiten realizar comparaciones ecuánimes cuando los totales son diferentes.

Recuerda que una anécdota es en realidad una muestra no aleatoria con un tamaño igual a uno.

“De todas las personas que permanecieron hasta el final del estudio...”. ¿Y qué pasa con las que abandonaron, sobre todo si es de medicina? ¿Se cansaron de los efectos secundarios del fármaco experimental y dejaron de tomarlo? En tal caso, la pérdida de esa persona supondrá un sesgo hacia un resultado positivo.

En un buen estudio, los investigadores definen la población de forma muy clara, mientras que en uno malo la población no está bien definida.

La manera de seleccionar una muestra de la población puede marcar la diferencia entre obtener resultados correctos y acabar con un montón de basura.

El resultado de todos estos problemas es el sesgo, el favoritismo sistemático de determinadas personas o determinados resultados del estudio.

¿Cómo debe seleccionarse una muestra de forma que se evite el sesgo? La palabra clave es aleatoriedad. Una muestra aleatoria es aquella que se selecciona con igualdad de oportunidades, es decir, cada muestra posible del mismo tamaño que la tuya tiene la misma probabilidad de ser seleccionada de la población. El significado real de aleatorio es que ningún grupo de población se ve

La media puede no ser una representación ecuánime de los datos, ya que se ve influenciada fácilmente por los valores atípicos (valores muy grandes o muy pequeños que se alejan mucho de otros valores del conjunto de datos).

La próxima vez que te den la cifra correspondiente a una media, mira a ver si también te dicen cuál es la mediana. Si no es así, ¡pide que te la den!

No te conformes con saber la media. Asegúrate de preguntar también cuál es la desviación estándar.

Por ejemplo, si te dicen que tu puntuación está en el percentil 90, significa que el 90% de las personas que hicieron la misma prueba obtuvieron una puntuación inferior a la tuya

La mediana está justo en el centro de un conjunto de datos, de manera que representa el percentil 50.

El proceso de convertir un número en una puntuación estándar se llama normalización o estandarización.

Error de muestreo (también llamado error muestral), que ocurre simplemente porque los investigadores no están preguntando a todo el mundo.

Intervalo de confianza Una de las aplicaciones más importantes de la estadística consiste en estimar un parámetro poblacional utilizando un valor muestral.

Cuando coges un estadístico de la muestra (por ejemplo la media muestral o un porcentaje muestral) y sumas/restas un margen de error, obtienes lo que en estadística se llama intervalo de confianza

Un valor p pequeño (por lo general, ≤0,05) indica una prueba sólida en contra de la hipótesis nula, de manera que puedes rechazar dicha hipótesis.

Por desgracia, los comunicados de prensa que anuncian “avances revolucionarios” tienen mucha repercusión en los medios, mientras que los estudios posteriores que refutan esos resultados casi nunca aparecen en portada.

Pero la correlación como estadístico no puede explicar por qué existe una relación entre dos variables x e y; tan sólo nos dice que existe.

A la mediana no le afectan los valores atípicos.

La variancia es otra forma de medir la variación en un conjunto de datos; la pega es que se indica en unidades cuadradas.

La desviación estándar tiene las mismas unidades que los datos originales.

La desviación estándar de una población entera de datos se designa con la letra griega σ. Cuando utilizo el término desviación estándar me refiero a s, la desviación estándar de la muestra.

Rango intercuartílico, que es similar al rango pero con una diferencia importante: elimina los problemas causados por los valores atípicos y el sesgo al fijarse únicamente en el 50% central de los datos y calcular el rango de esos valores.

El percentil k es un número del conjunto de datos que divide los datos en dos partes: la parte inferior contiene el k% de los datos, y la parte superior contiene el resto de los datos.

La mediana es el percentil 50.

Una cosa buena de los percentiles es que tienen una interpretación universal.

Un percentil no es un porcentaje; un percentil es un número.

Cuando entres a trabajar en un sitio nuevo negocia el sueldo más alto que puedas, porque los aumentos que te den en el futuro también supondrán una cantidad mayor.

El RIC es igual a Q3–Q1 (es decir, el percentil 75 menos el percentil 25) y refleja el espacio ocupado por el 50% central de los datos. Si el RIC es pequeño, sabes que muchos datos están próximos a la mediana. Si el RIC es grande, sabes que los datos están más dispersos en torno a la mediana.

Para los estadísticos, 1 de cada 10 no es lo mismo que 100 de 1.000, por mucho que en ambos casos se trate del 10%

Los gráficos de sectores generalmente no mencionan el tamaño total de la muestra. Debes comprobar siempre este dato, sobre todo si los resultados son importantes para ti.

Si “estiras” la escala (por ejemplo, que cada centímetro de una barra represente 10 unidades en lugar de 50 unidades), puedes distorsionar la verdad, hacer que las diferencias parezcan mayores o exagerar los valores.

En el caso de los gráficos de sectores, en cambio, no es posible alterar la escala para poner un énfasis excesivo en los resultados (o para quitarles importancia). Da igual cómo dividas un gráfico de sectores: siempre estarás cortando en porciones una tarta y la proporción correspondiente a cada trozo no cambiará, ni siquiera si dibujas la tarta más grande o más pequeña.

En un histograma las barras están conectadas entre sí, a diferencia de un gráfico de barras

La parte más compleja de interpretar un histograma consiste en saber qué se representa en los ejes x e y. En este sentido, resulta útil emplear buenas etiquetas descriptivas.

Un histograma no representa datos a lo largo del tiempo, sino todos los datos existentes en un momento determinado.

medida de variabilidad llamada rango intercuartílico (RIC), que resulta más adecuada cuando tienes datos sesgados.

Si el histograma está sesgado a la derecha, la media es mayor que la mediana.

Si el histograma es casi simétrico, la media y la mediana están muy cerca una de otra.

Si el histograma está sesgado a la izquierda, la media es menor que la mediana.

La regla empírica dice que si los datos tienen una distribución normal, aproximadamente el 68% de los valores se encuentran a no más de una desviación estándar de la media, aproximadamente el 95% de los valores se encuentran a no más de dos desviaciones estándares de la media, y el 99,7% de los valores se encuentran a no más de tres desviaciones estándares de la media. Estos porcentajes son válidos para la distribución normal (datos con forma de campana) exclusivamente y no pueden aplicarse a conjuntos de datos que tengan otras formas.

Que un lado de la caja sea más largo que el otro no significa que contenga más datos. De hecho, no puedes saber el tamaño de la muestra con sólo mirar un diagrama de cajas (se basa en porcentajes, no en cifras).

Si una de las secciones es más larga que otra, significa que el rango de los valores de los datos en esa sección es mayor (es decir, los datos están más dispersos).

Si la mediana divide la caja en dos partes no iguales, los datos de la parte más grande son más variables que los de la otra parte (en lo que se refiere al rango de los valores).

Cuando analices o crees un diagrama de cajas, asegúrate siempre de que en el título se mencione siempre el tamaño de la muestra (n). Si no te lo dan, no es posible saberlo de otro modo.

No hay que confundir la variabilidad en un histograma con la variabilidad en un cronograma.

La escala del eje vertical influye mucho en el aspecto del cronograma.

Una variable aleatoria es una característica, una medida o una cifra de recuento que cambia aleatoriamente dentro de un determinado conjunto o con arreglo a una determinada pauta.

En estadística, el término “aleatorio” significa que no sabes exactamente cuál será el siguiente resultado, pero sí sabes que ciertos resultados ocurren con más frecuencia que otros; la probabilidad de que ocurra algo y de que no ocurra no es la misma

Todas las distribuciones normales tienen ciertas propiedades.

Su desviación estándar es la distancia entre la media y el punto de inflexión (el lugar donde la curva pasa de ser convexa a cóncava).

Convertir un valor x en un valor z se llama normalizar. La denominada “fórmula z” para convertir un valor x en un valor z es:

Normalizar permite comparar números de distribuciones diferentes.

Es que la distribución t se utiliza a menudo para analizar la media de una población cuando dicha población tiene una distribución normal.

Cuando los medios de comunicación presentan estadísticas como el precio medio de un litro de gasolina o el porcentaje de viviendas vendidas durante el mes pasado, sabes que no incluyeron en su muestra todas las gasolineras del país ni todas las casas que se vendieron. La pregunta es la siguiente: ¿cuánto cambiarían esos resultados si se seleccionara una muestra distinta?

La media de la población formada por todas las medias muestrales posibles es igual que la media de la población original.

La variabilidad en la media muestral se mide con errores estándares.

Aquí la palabra “error” no significa que alguien se haya equivocado. Significa que existe una divergencia entre la población y los resultados de la muestra.

Los tiempos medios no varían de una muestra a otra tanto como varían los tiempos individuales de una persona a otra.

Otras muestras más grandes proporcionan una precisión aún mayor.

Si la muestra es muy grande, sabes que la media muestral será muy parecida a la media poblacional.

Estimar la media poblacional es más difícil cuando la población varía mucho (resulta mucho más sencillo cuando los valores de la población son más uniformes).

Cuando la desviación estándar de la población es mayor, el error estándar de la media muestral también es mayor.

Cuantos más lanzamientos haga este millón de personas, más cerca estarán sus distribuciones unas de otras y también de la distribución de X.

Lo importante de todo esto es que da igual si partes de una distribución sesgada o incluso de una distribución totalmente disparatada para X. Como los tamaños muestrales (número de lanzamientos) eran grandes, las distribuciones de los resultados de las distintas muestras acaban pareciéndose mucho, de manera que sus promedios serán similares, estarán cerca unos de otros y cerca de una distribución normal. En jerga estadística: la distribución de es aproximadamente normal siempre y cuando n sea suficientemente grande. Y todo ello se deriva del teorema del límite central.

Toda buena estimación de un parámetro poblacional incluye, además del estadístico, un margen de error.

Te sorprendería lo pequeña que puede ser una muestra utilizada para tomar el pulso a la población.

Nunca aceptes los resultados de una encuesta o estudio si no te dan el margen de error.

Las dos ideas más importantes en relación con el tamaño muestral y el margen de error son las siguientes: El tamaño muestral y el margen de error tienen una relación inversa. A partir de cierto punto, incrementar n deja de ser tan provechoso.

Si lo piensas, tiene sentido que cuanta más información tengas, más exactos serán los resultados

“Si entra basura, sale basura”.

La palabra “error” (en el término “margen de error”) no significa que alguien se haya equivocado ni que los datos sean inválidos. Simplemente quiere decir que los resultados de una muestra no son exactamente iguales a los que habrías obtenido si hubieras incluido a toda la población.

Todo contraste de hipótesis consta de dos afirmaciones opuestas. La primera hipótesis se denomina hipótesis nula, y se designa como H0. La hipótesis nula siempre dice que el parámetro poblacional es igual al valor propuesto. Existen tres posibilidades para la hipótesis alternativa, designada como Ha. El parámetro poblacional es distinto del valor propuesto (Ha: μ ≠ 5). El parámetro poblacional es mayor que el valor propuesto (Ha: μ>5). El parámetro poblacional es menor que el valor propuesto (Ha: μ

¿Cómo sabes qué hipótesis poner en H0 y en Ha? La hipótesis nula dice que no ocurre nada nuevo; el resultado previo no varía o los grupos tienen la misma media (la diferencia es igual a cero). En general, se supone que una afirmación es verdadera hasta que se demuestre lo contrario. Así pues, la pregunta debe ser: ¿puedes demostrar lo contrario? Dicho de otro modo, ¿tienes pruebas suficientes para rechazar H0?

¡una probabilidad pequeña sigue siendo una probabilidad!

Supongamos que una empresa de mensajería asegura que entrega sus paquetes en el plazo de dos días, en promedio, y tú sospechas que tarda más tiempo. Las hipótesis son H0: μ = 2 contra Ha: μ

Cuantos más datos tienes, menor es el peaje que tienes que pagar.

Casi todos quedamos convencidos por las encuestas porque tenemos la sensación de que los resultados reflejan las opiniones de personas iguales a nosotros (aunque quizá nunca hayamos participado en una).

Cuando analices los resultados de una encuesta, comprueba si el tipo de encuesta utilizado es el más apropiado para la situación.

En la vida es fundamental elegir siempre el momento adecuado, y lo mismo ocurre con las encuestas.

Se ha comprobado que la redacción de las preguntas influye directamente en el resultado de la encuesta.

Cuando la población es muy grande (del orden de varios miles, por ejemplo), lo que importa es el tamaño de la muestra, no el tamaño de la población.

Garantizar la confidencialidad significa que podría relacionar tu información con tu nombre en mi informe, pero me comprometo a no hacerlo. Garantizar el anonimato significa que no tengo manera de relacionar tu información con tu nombre en mi informe, aunque quisiera.

Cuando examines los resultados de una encuesta, fíjate siempre en la tasa de respuesta. Si es muy baja (muy inferior al 50%), es probable que los resultados estén sesgados, en cuyo caso deben cogerse con pinzas o incluso descartarse.

Aunque el porcentaje de adolescentes de la muestra que dijeron consumir éxtasis fue inferior al del año anterior, los investigadores consideraron que esa diferencia no era estadísticamente significativa cuando intentaron extrapolarla a la población formada por todos los adolescentes del país.

¿Puede un solo estadístico medir la fuerza y la dirección de una relación lineal entre dos variables? La respuesta es sí. Los estadísticos utilizan el coeficiente de correlación para medir la fuerza y la dirección de la relación lineal entre dos variables numéricas X e Y. El coeficiente de correlación para una muestra de datos se designa con la letra r.

La correlación r siempre está comprendida entre +1 y –1. Para interpretar varios valores de r (aquí no existen regla fijas, tan sólo la regla práctica de Rumsey), tienes que ver cuál de los siguientes valores es el más próximo a tu correlación: Exactamente –1. Una relación lineal descendente (negativa) perfecta. –0,70. Una relación lineal descendente (negativa) fuerte. –0,50. Una relación lineal descendente (negativa) moderada. –0,30. Una relación lineal descendente (negativa) débil. 0. No existe relación lineal. +0,30. Una relación lineal ascendente (positiva) débil. +0,50. Una relación lineal ascendente (positiva) moderada. +0,70. Una relación lineal ascendente (positiva) fuerte. Exactamente +1. Una relación lineal ascendente (positiva) perfecta.

Una correlación de –1 significa que los datos forman una línea recta perfecta, la relación lineal más fuerte que puede existir. El signo “–” (menos) simplemente indica que la relación es negativa, una línea descendente.

La fórmula para la recta de mejor ajuste (o recta de regresión) es y=mx+b, en la que m es la pendiente de la recta y b es el punto de intersección con el eje y (ordenada en el origen). Aunque esta ecuación es la misma que se utiliza en álgebra para encontrar una línea recta, debes tener presente que en estadística los puntos no dibujan una línea perfecta; la línea es un modelo alrededor del cual están situados los datos cuando existe una tendencia lineal fuerte.

Aunque un diagrama de dispersión revele una tendencia clara y se compruebe que los datos presentan una correlación fuerte, eso no significa necesariamente que exista una relación de causa y efecto entre las dos variables.

Después de crear la tabla de contingencia (según lo indicado en el apartado anterior), calculas porcentajes a partir de los datos con el fin de responder a las preguntas formuladas.

Analizar todos los grupos: una distribución conjunta Permíteme que te cuente una anécdota: cierto fabricante de automóviles realizó una encuesta para averiguar qué características buscan los consumidores en las camionetas pickup. Vieron que el color favorito para estas camionetas era el rojo, y la opción más popular era la tracción a las cuatro ruedas. Como respuesta a estos resultados, la empresa empezó a fabricar más camionetas rojas con tracción a las cuatro ruedas. ¿Sabes qué pasó? Metieron la pata hasta el fondo; esas camionetas no se vendían. Resulta que los clientes que compraban camionetas rojas eran en su mayoría mujeres, y las mujeres no elegían la tracción a las cuatro ruedas tanto como los hombres. Los clientes que compraban camionetas con tracción a las cuatro ruedas eran en su mayoría hombres, y en general preferían el color negro antes que el rojo. Por tanto, el resultado preferido de la primera variable (color) combinado con preferido de la segunda variable (opciones del vehículo) no da lugar necesariamente a la combinación más apreciada de las dos variables.

Una limitación de las distribuciones conjuntas es que no permiten comparar de manera equitativa dos grupos entre sí (por ejemplo, las personas que van de cámping con mascota y las que van de cámping sin mascota), ya que este tipo de distribuciones otorgan más peso a los grupos más grandes.

Dos variables categóricas son independientes si los porcentajes correspondientes a la segunda variable (que generalmente representa los resultados que quieres comparar, por ejemplo estar a favor o en contra) no difieren de los porcentajes correspondientes a la primera variable (que generalmente representa los grupos que quieres comparar, por ejemplo, hombres frente a mujeres).

La fila 1 de la tabla 199 muestra la distribución condicional de la orientación de voto para los varones. Como puedes ver, el 40% de ellos votaron por el presidente actual y el 60%, no. De forma similar, la fila 2 de la tabla muestra la distribución condicional de la orientación de voto para las mujeres; igual que los hombres, el 40% de ellas votaron por el presidente actual y el 60%, no. Como estas distribuciones son idénticas, los hombres y las mujeres votaron igual; el sexo y la orientación del voto son independientes.

Los porcentajes comparados por medio de datos procedentes de una muestra reflejan las relaciones existentes dentro de esa muestra.

Mucho ojo si ves un sector del gráfico llamado “Otros”; se utiliza como cajón de sastre. Si este sector es demasiado grande (más grande que otros sectores), el gráfico es demasiado vago. En el otro extremo, los gráficos que tienen un gran número de sectores muy pequeños proporcionan demasiada información.

Ten cuidado con las distorsiones propias de los gráficos tridimensionales. El sector que está en primer plano parece más grande de lo que es en realidad debido al ángulo en que se presenta.

Busca el número total de elementos que forman el gráfico de sectores, para poder determinar cuál era el tamaño de la muestra antes de que la dividieran en porciones. Si el tamaño del conjunto de datos (el número de personas encuestadas) es demasiado pequeño, la información no es fiable.

Fíjate en la escala del eje vertical (cantidad) y del eje horizontal (línea temporal); simplemente alterando la escala se puede conseguir que los resultados parezcan más o menos significativos de lo que son en realidad.

Sesgo en la estadística es el resultado de un error sistemático que sobrestima o subestima el valor real.

(por ejemplo, recuerdo un anuncio de chicles en el que decían: “Cuatro de cada cinco dentistas encuestados recomiendan la marca tal a sus pacientes”. ¿Y qué pasa si en realidad sólo preguntaron a cinco dentistas?).

Hay una gran diferencia entre decir “4 de cada 5” y decir “4.000 de cada 5.000”. Aunque ambas fracciones equivalgan al 80%, la última representa un resultado mucho más preciso (repetible) porque está basada en un tamaño muestral mucho mayor (suponiendo que los datos sean válidos, por supuesto). Si alguna vez te has preguntado cuál es la diferencia entre las matemáticas y la estadística, aquí tienes la respuesta.

El término estadístico “correlación” se utiliza exclusivamente en el contexto de dos variables numéricas (por ejemplo, la altura y el peso). No se aplica a dos variables categóricas (por ejemplo, sexo y filiación política).

Pregúntate si el estadístico utilizado era el apropiado. Por ejemplo, supongamos que el número de delitos ha aumentado, pero la población también. En lugar de comunicar el número total de delitos, los medios deberían comunicar la tasa de delincuencia (el número de delitos por habitante).

La práctica engañosa de analizar datos hasta encontrar algo es lo que en estadística se llama rastreo de datos, pesca de datos o uso selectivo de datos.

¿Cómo puedes protegerte de resultados engañosos debidos la pesca de datos? Busca más información sobre el estudio, empezando por cuántas pruebas se hicieron en total y cuántas de esas pruebas se consideraron no significativas. Dicho de otro modo: intenta averiguar toda la verdad para así poder ver con perspectiva los resultados significativos.

No pasa nada por tomar algunas decisiones a partir de anécdotas, pero las decisiones importantes deben estar basadas en estadísticas y en datos reales procedentes de estudios bien diseñados e investigaciones fiables.

Una anécdota es en realidad un conjunto de datos con un tamaño muestral igual a uno. No tienes información con la que establecer una comparación, ni estadísticas que analizar, ni posibles explicaciones ni información que seguir, sino tan sólo una historia aislada. No permitas que las anécdotas te influyan mucho. Es mejor que te fíes de estudios científicos y de información estadística basada en muestras aleatorias de personas que representen a sus poblaciones objetivo (no una situación aislada).